miércoles, 26 de octubre de 2016

"Hotel Astoria"

FOTO: JCEBREROS
Recuerdo como hace unos años, mi hermano esperaba una carta de un organismo oficial. Una carta bastante importante. La carta se demoró hasta la desesperación. Un día me pidió que le acompañase al antiguo edificio de Correos. Preguntando, preguntando, llegamos a las entrañas del edificio y un funcionario, encontró la carta. Imaginaos nuestra alegría.

No fue fácil, nadie dijo que iba a serlo, pero lo conseguimos. Ese día, hace unos diez años aproximádamente, no os lo vais a creer, le dije a mi hermano. "este edificio terminará por cerrarse, pondrán un Centro Comercial, una sucursal de Google o Microsoft y un grande de las telecomunicaciones se asentará en Málaga y Correos servirá para enviar paquetes".

Ya cerró el antiguo edificio de Correos de el Parque, ahora sede del rectorado de la UMA. El problema es que este mamotreto, cuesta un "pastizal" y ha generado un "pastizal" de deudas, vamos que es un problema, que además es feo, horroroso y ahora mismo sirve para adornar las obras del Metro. Que alguien se fije en ese edificio, alguien con dinero, un inversor gordo, que los hay y que genere empleo, seguro que se le ocurre algo.

Pues a ese edificio feo, desproporcionado, se le suma el legendario Cine Astoria y su anexo, el Cine Victoria. Dos históricos. Muchos "largometrajes", "films" y peliculones que hemos visto en ese cine. Muchos  años cerrado y ayer el Ayuntamiento convoca un concurso de ideas. Muchos  años después de su cierre, vamos a hacer un concursito. A ver a quién se le ocurre la mejor idea. 
Tomando café con un amigo junto al Museo de la Aduana, que según me dicen que es, perdonadme la expresión: "la leshe" y observado a las once de la mañana como por calle Alcazabillas no paraba de pasar gente, la mayoría turistas, andando, en bicicleta, solos, en grupos, comentamos, que Alcazabillas se había convertido en el "centro-centro" de la ciudad.

Alcazabillas está a un ratito caminando de cualquier lugar de interés: Alcazaba, Catedral, Museo Picasso, Museo Thyssen, Pompidou y dentro de poco Museo de la Aduana. Si le sumamos, Cine Albeniz, Teatro Cervantes, Fundación Picasso, y un largo etcetera de lugares de interés y le agregamos la oferta de hostelería, le gana por goleada a la bellísima calle Larios.

Alcazabillas desemboca en la Plaza de la Merced, junto al edificio del antiguo Cine Astoria, a un minuto del Teatro Cervantes. ¿os imáginais un pedazo de hotel, con su terraza con varios ambientes y  con piscina, para usar en invierno y verano, su sala de conferencias, gimnasio, bar, restaurante, su centro comercial, incluso su sala de proyecciones y conciertos, desfiles de moda, teatro, mil cosas... parking privado y lo que queráis poner más? Ya se lo que estáis pensando, si, se llenaría y sería un valor añadido para la ciudad junto con el Hotel Miramar. 

A Málaga cada vez vienen más personas a visitarla, no sólo en cruceros, ofrezcámosles lo mejor de nosotros mismos, para eso somos "muy hospitalaria". Generemos riqueza. Dejemos de ser mala guías. 

Hotel Astoria, podría ser un buen nombre, para no olvidar de donde venimos y ya me estoy imaginando a algún actor, tomándose tranquilamente un gin tonic, sin que la prensa lo agobie en la terraza, en el bar de la piscina, en un descanso del Festival de Cine.

Y puestos a imaginar, intento imaginarme Bobby Logan, abriendo sus puertas de nuevo, pero eso es mucho soñar. Porque queremos ser muy modernos, muy hospitalarios, muy cool, pero los tiros van por ahí y no nos enteramos.

Eso si,  si el Hotel Astoria, empieza a funcionar, la idea es de un buen amigo y mía, que conste.

@jcebreros20






martes, 18 de octubre de 2016

"Fotógrafos, una profesión, una afición, una pasión."


FOTO GLEB TARRO
Que Málaga es una capital abierta al mar, es obvio, que es una de las joyas de la corona Europea y  un referente mundial para el turismo, es para estar orgullosos, pero que es la capital mundial de la envidia, del critiqueo y del "trápala" nadie me lo puede negar. En algunos casos el o la jeta, el caradura y el "Lazarillo de Larios" disfrazado de moderno o moderna, se transforma en los nuevos pícaros 3.0. 

Me tomo en serio, y defiendo  la Fotografía, primero porque es una afición que poco a poco se ha ido convirtiendo en pasión, que me ha hecho viajar, conocer gente, exponer en paredes, que no podía imaginarme y sobre todo poder expresarme. He tenido la suerte de vender fotos para editoriales, hacer bodas, books y contar alguna historia, de lo  que pasa de verdad en nuestros barrios marginales y con ciertos colectivos de personas. El dinero, gracias a Dios ha venido, cuando ha tenido que venir, porque está claro que en esta bendita ciudad, hay mucho #tontocontemporaneo que cree que nos hace un favor, si le regalamos una foto, y no, las cosas cuestan dinero y si no se pueden pagar, no se piden. A mi no se me ocurre decirle a un sastre que me haga una chaqueta a medida, gratis. Y menos se marea la perdiz. Y todavía  menos para vanagloriarse en redes sociales, delante de un photocall, lleno de publicidad.

Creo que hay muchas personas equivocadas, que no digo que lo hagan de mala fe. Pero cuando el caradura, intenta beneficiarse del trabajo ajeno, es cuando el fotógrafo, intentando guardar las formas y la educación, sonríe amablemente, o asiente con la cabeza, o simplemente hace oidos sordos y se pone a escribir un post en su blog, que viene siendo una mezcla de terapia y de alivio, denuncia y tirón de orejas,  ante la caradura ajena, de personajes que repito, creen que te hacen un favor.

Facebook es un buen trampolín para mostrar nuestro trabajo como fotógrafos, pero es un arma de doble filo. Málaga muy pequeña para tanto aficionado entre los que yo me cuento, pero aficionado que ha aprendido dos cosas: la primera de mi padre "cuando firmes un trabajo, recuerda que tiene precio", la segunda de un grandísimo fotoperiodista de Málaga: "A la gente no hay que joderle la vida" a la que añado una tercera: "ni pises a un compañero, ni te dejes pisar". Es cuestión de honor, educación, saber estar y por supuesto profesionalidad, aunque la fotografía no me de comer y en muchos casos, ni de beber, agua, ha que ser profesional, o como la mujer del César, al menos parecerlo.

Desde estas lineas, llamaría al sentido común y al respeto, hace tiempo me dí cuenta, que mi trabajo tenia un precio y cuando hago algo gratis, lo hago porque me apetece y con las personas que me apetece, porque no hay mayor satisfacción para un aficionado como yo, que las muestras de cariño, que muchas veces recibes, por la calle o por cualquier red social. Mucho cuidado con las redes sociales, o te ayudan o te hunden, y ya se van hundiendo.

Fotógrafos, una profesión, una afición, una pasión.

@jcebreros20


sábado, 8 de octubre de 2016

"La Aldea Global del sentido común"

Después de un paréntesis obligado en la andadura de las Crónicas del Monigote y de su necesaria periodicidad, aquí estamos, intentando dar un punto de vista distinto.

El otro día leí una frase, de esas que colgamos en Facebook, que no era filosofía de saldo, "las personas tenemos relojes, pero no tenemos tiempo". Y a veces, me convierto en una de esas personas que lleva smartwatch, pero que le falta tiempo, que dicho sea de paso, perdemos en bichear Internet y no hacer lo que realmente es productivo, en el fondo analizando nuestro comportamiento, en lo que realmente nos gusta y nos vendría bien hacer, ya que la lógica respuesta a ese comportamiento, perdiendo el tiempo en bichear, sería el autoculparnos.

Pero yendo al grano, han pasado muchas cosas en este tiempo, desde que en España no tenemos gobierno desde hace 300 dias, porque a mi entender no hay clase política, me refiero a clase, a saber estar y un poquito de inteligencia emocional, para entenderse y hacerse entender. Para gobernar un país, que es destino turístico, empresarial y referente mundial y Málaga por extensión.

Ayer mientras disfrutaba y hacia una fotos de un desfile de varias diseñadoras marroquíes de Kaftan  en La Térmica, en Málaga, ese espacio referente para el arte independiente, se escrutaba los votos de las elecciones legislativas en Marruecos, donde ganaba el PJD, un partido Islamista. Que tiene que ver todo esto, primero que todavía no nos hemos enterado que vivimos en una Aldea Global, donde lo que ocurre en Estados Unidos o Marruecos, tiene consecuencias en Europa, en España, y por consiguiente en el mundo, (mundial)

Volviendo al Kaftan, esa prenda elegante, de fiesta, que no desentonaría nada en una invitada, o incluso en una madrina de una boda religiosa o civil, y que puede ser tendencia. Puede acercarnos al país vecino, puede dar dignidad a la mujer, que no es solamente dos pechos y un trasero subido en unos tacones y puede que vuelva la elegancia de esa mujer, aunque moderna, no tenga que enseñar carnes para ser feliz, para su autovaloración positiva y para el "aquí estoy yo". Pero quién reivindica el kaftan, reivindica la moda occidental, pero bien entendida, siempre dignificando a la mujer.

Me comenta alguna modelo que desfiló en la Pasarela Larios, que algunos trajes con transparencias, para regocijo de algún diseñador, que sirvió para echar carnaza al populacho, les hizo sentirse abochornadas y eso que quizás cobrasen por ese trabajo. Una modelo es una mujer y no un trozo de carne, que se sube en unos tacones, en este caso para pasear el "diseño" de algún diseñador con ganas de provocar. Una vergüenza.

Y Marruecos, más cerca de España, al menos eso es lo que todos queremos, vivir en paz y en armonía con nuestros vecinos, reirnos con sus alegrías y llorar con sus penas, como hermanos. Que podamos exportar moda e importar moda, que intercambiemos esa cultura que tanto hace falta. Cultura y punto. Sentido común y un poquito de respeto.

@jcebreros20