domingo, 28 de agosto de 2016

"Málaga necesita un meneo"

Málaga es esas ciudades españolas y europeas donde dicen que mejor se vive, de las más envidiadas. Cuando todavía resuenan el chunchún de la Feria de Málaga (bautizada por algún iluminado, como la Feria del Sur de Europa) y después de hacer balance con el modo doméstico ON, después de haber recibido críticas positivas por mi visión objetiva del Centro de Málaga, tengo que decir, que la Feria anda más perdida que el "barco del arroz".

 Y no nos queremos enterar, que Málaga necesita un meneo en muchas materias, un grupo de personas que encaminen por el buen camino nuestras tradiciones y razones para hacer las cosas, menos improvisación y más organización. No me quiero extender hablando de la Feria, pero si de la situación que vivimos en esta tierra.

Cuando los responsables de que las fiestas de Málaga, garanticen que éstas searan un éxito y no lo que cuentan los periódicos, que no digo que sea mentira, digo que lo hacen de manera políticamente correcta, la imagen que proyectamos al exterior será la correcta y no un reclamo publicitario, que es lo que parece que es. 

No. Vamos a ser objetivos, vamos a hacer autocrítica y vamos a dejar de vender humo en forma de algodón de azúcar. Todo, absolutamente todo en esta ciudad, salvo excepciones, o está politizado, o pasado por el tamiz de la prensa, mal pagado, regalado o incluso tomado prestado.

Desde la Semana Santa al Carnaval, pasando por la Feria de Málaga, Eventos de Moda, conciertos y así un largo etcétera. Siempre verás las mismas caras, personas que está en el mejor sitio en el momento adecuado. Personas, que parecen que son las únicas que hacen cosas en Málaga, personas que se creen que son las únicas y personas que en una de las ciudades que mejor se vive de España y Europa, son envidiosas y envidiadas.

Ya lo dije en una ocasión en un artículo que publiqué en un medio de comunicación de Málaga (la envidia es el deporte Local de nuestra tierra) y no se puede negar la evidencia. 
Da rabia pero es así. Hablando en primera persona, muchas veces me he sentido más querido y respetado, fuera de Málaga que en mi propia tierra y eso es lo que me ha hecho multiplicar las ganas de volver a ciertas ciudades, de España y de Europa y por cierto de África.

Pero es donde vivo, pero no sé si donde moriré. A Málaga, a su gente y a sus fiestas las quiero con locura, pero permítanme  la expresión, más de una vez le daba dos collejas para que espabilase, a muchos tontos contemporáneos, que más  allá de Antequera no se comerían ni un colín, o ni un mollete, los mandaría a cazar pokemons y le daría paso a mucha gente con ganas, que vale un montón y que ve la vida de esta ciudad, sentados en un Café riéndose a carcajadas, con las tonterías de los mismos que dicen a todo Amén, Amén, en un acto de peloterío y postureo que como los malos olores, lo perciben todos, menos ellos. Digno de manual de antropología local.

@jcebreros20

martes, 23 de agosto de 2016

"La Feria Hipócrita"

Me ha gustado este año la Feria de Málaga, ha sido perfecta, en la forma y en el fondo. Ha tenido casi de todo, hasta Terral, para darle si cabe un toque más malaguita, quise decir más malagueño. Porque en la Feria del Málaga, a la que no me gusta denominar del Sur de Europa, ha habido desde sus típicos tópicos, hasta sus intentos de modernización y el intento reinvención.

Yo creo que la solución es volver a los orígenes, aunque en los orígenes había otros intereses, otras intenciones, muchas ganas de diversión sana, mucha pureza, mucha inocencia y muchísima educación. La gente se vestía de Feria, no se disfrazaba como en carnaval para ir a la Feria. No había camisetas con slogans machistas, que lucían grupos de niñatos, no. Había esencia de Feria y de pasarlo bien en el centro y después al Real.

 En 2016, hemos tenido en la calle desde Los Verdiales al Rock and Roll, pasando por el reggaeton y las canciones de moda, que porque por muy de moda que estén no dejan de taladrarte el cerebro. Ha habido sus más y sus menos. Sus selfies y su "echa pá´lla, que esta foto es para el periódico, y me ven mañana", ¡madre del amor hermoso! lo que hace un ser humano, venido del mono, para salir en una foto en el periódico, que en papel, todavía multiplica más sus penurias y enaltece más su ego. Ese papel que sirve para madurar los aguacates y las chirimoyas.

Una feria que tiene su mister y su reina, en una elección, a modo de concurso de Tele 5, donde la caspa que cae en el escenario, la barre Limasa, ¿de qué sirve ser Mister o Reina de la Feria? pues para verlos en la procesión del Corpus o de la Victoria. Postureo catetoide.
 Hay que ser modernos, que no significa llevar los pantalones como fundas de jamones y las gafas con cristales de colores, moderno es algo más serio.

¿Pero que está pasando en Málaga? si la Feria que ya se acaba,  y que  según los medios de comunicación es  "flower power". Y cuando nos damos una vuelta por las calles del Centro, o de algunos sectores del Real y ve menores borrachos, botellones, reyertas y alguna que otra lindeza más, yo por lo menos, me siento obligado a opinar de lo que veo.

 El ver la realidad y mostrarnos, tal como somos, demasiado críticos con nuestra Feria, la mejor del Sur de Europa, es nadar contra corriente, pero al menos somos sinceros. Eso no significa no amar a nuestra tierra, al contrario, ¿que padre, no le a reñido a su hijo?  "Así no se puede ser..." "hay que vender la Feria..." Seamos realistas, señores responsables, quitense el cartón de las gafitas de marca.

Pues que se enteren los medios, porque los responsables de la Feria lo saben, para "Crónicas de un Monigote", los medios de comunicación deben ser tan objetivos como veraces a la hora de informar sobre la Feria, no se puede contentar a todo el mundo, para vender intereses y periódicos. Mucha publicidad, mucho malagueñismo descafeinado, mucho postureo, muchísimo peloteo, mucha Málaga limpia y demás slogans, cuando ésto va de mal en peor y no nos queremos enterar.


Hemos puesto camisetas sin mangas a los descamisados y shorts y una flor en la cabeza a ellas, cada vez ebrias más jóvenes. Barrer debajo de la alfombra. Educación no podemos poner, porque tiene que venir de casa y de clase mejor no hablar, porque con ella se nace, cosa que muy pocos tienen la suerte de haber nacido con ella y lucirla en la Feria, pero haberla, la hay.

El otro día presencié el mayor despliegue policial y de ambulancias, que no había presenciado nunca en la Feria, un policía me hacia referencia a un apuñalamiento en el corazón, lo que me entristeció el resto de la tarde, cuando ya, nos encaminábamos a coger el coche, para marcharnos para casa. Leyendo Twitter y la noticia colgada dos horas después en los medios digitales, me quedé perplejo. Lo que te dice un policía, lo que dicen los medios, las redes sociales y lo que es realmente. Creo que podía haber costado la vida de alguien un el día festivo en toda España, habríamos salido en los medios, con una noticia fatídica, pero al final quedó en un reyerta, una botella rota, tres detenidos y dos ingresos hospitalarios, supuesto agresor y agredido con un cristal en el tórax y la incógnita de qué y quién encendieron la llama. 

Sea lo que sea, muy importante no debía de ser, para saldar las cuentas en la Feria del Centro y menos de esa manera.

Mañana acaba la Feria, espero que bien, hagan balance y me lo cuentan. Y una sugerencia, ciertamente hay que buscarse la vida, pero dejemos la Calle Larios como está, no en una sucursal de una feria de pueblo, con sus puestos de gofres y refrescos.


@jcebreros20

domingo, 14 de agosto de 2016

"La Feria pegajosa"

Después de un descanso, merecido, volvemos a nuestra cita semanal, mire usted por donde, coincidiendo con la Feria de Málaga 2016. Ayer bajamos al centro, como solemos decir en Málaga, teniamos dos citas y una tercera adicional. La típica, en una caseta de una cofradia, Fusionadas, donde siempre nos sentimos bien recibidos y bien tratados. Tinto de verano, platos de jamón y queso, tortillas y pinchitos. Me encanta ir a esta caseta, es la esencia de la hermandad y de la Feria de "toda la vida de Dios". Además tengo la oportudidad de saludar a esa gente que no ves durante el año. Digo bien, "gente de Málaga".
Esa feria dió comienzo con media hora de fuegos artificiales el viernes, un derroche de originalidad, permitanme la ironía. El pregón de Vanessa Martín, una cantante que nos contó sus recuerdos, un pregón subjetivo, un pregón no apto para gente objetiva,  más para los fans de Vanessa, que con los que vivimos el dia a dia de ésta ciudad. Y como derroche de una apuesta por la cultura, la actuación de una eurovisiva, de la que no he tenido noticias hasta ayer ¿no hay grupos de Málaga? ¿No se ha hecho rock en las plazas, durante la Noche en Blanco y ahora en la Fería de suficiente calidad como para tocar en la noche de los Fuegos? Vanessa Martín hubiese sido un bello pistoletazo de salida para la Feria del Sur de Europa. A falta de pan buenas son tortas.
Mi segunda cita era con El Zurdo, Alex Melendez, que sólo Dios sabe lo que lo admiro, como músico, como persona y como malagueño de pura cepa, una combinación, que le ha tocado lidiar este año en la feria en una plaza, antes conocida como de la mierda, posteriormente como la de Rockberto y pronto, si esto se anima, "Plaza del Rock".
Debe haber música en la calle, saquemos la música a la calle, que toquen los músicos en la calle, pero todos. Y las "rock and roll stars" también, porque hacemos muy pronto de un músico que está empezando una estrella y así se estrellan. Málaga tiene suficiente calidad para eso, y el Ayuntamiento debería abrir la mano a la música en la calle, yo ya tengo una etiqueta, para que alguna concejala de la oposición tuitee: #rockandrollenlaplaza, en vez de tanta tontería.

Pero centrándonos en la Feria del Centro, que es lo que he vivido hasta el momento, he observado que se ha dado una de cal y otra de arena. La cal, parece que es que hay menos descamisados, o al menos con las multas que sobrevuelan por Málaga, se ha evitado las tipicas escenas de años anteriores, donde niñatos y no tan niñatos, lucian depilación, musculitos y tatuajes. Por otro lado, la  arena la he visto en Calle Larios, una calle de usos múltiples que este año, se ha convertido en una sucursal de cualquier calle del Real, con una salvedad, que los puestos de Gofres no pegan ni con cola y el que ha permitido que esta novedad está haciendo bonito al descamisado, no se si me comprenden o yo me explico mal.
En el Centro, sigue habiendo comas etilicos, gente disfrazada, gente que orina en las calles y mucha gente que pierde el control, mucha porqueria, en algunos puntos, andar es ir despegando los pies de las losetas, de ese vino  de Mollina derramado en el suelo, se forma una película pegajosa que se quita a partir de las 19h, con el desembarco de lo camiones de Limasa y el despliegue de la Policia Local.
No señor Alcalde, no va por usted, no. Va por el pueblo de Málaga y por los que nos visitan, que han perdido el sentido de lo que es la diversión y lo han cambiado por el desmadre.  Eso es dificil de controlar y volver a la esencia de lo que era la Feria de los noventa, una utopía. O ésto cambia o suspenderemos el examen que nos hará ser una de las mejores ciudades de España y de Europa, repasemos la materia de educación. 
Y si me lo permiten, hagamos una autocrítica mirándonos en otras ciudades que tambien tienen Feria, Semana Santa y Metro.

@jcebreros20